Autorretrato

37,00 €
Impuestos incluidos

Gauguin ejemplifica el espíritu artístico inquieto. En esta imagen, pintada durante un breve regreso a París desde Tahití en 1893, interpreta el papel de "extraño", usando la ropa y el cabello largo de un campesino bretón, más que el traje de un parisino. En el fondo, una reproducción de un bosquejo del pintor Eugene Delacroix que representa Adán y Eva expulsados del paraíso. Con este gesto, Gauguin alude a sus simpatías por la pareja desesperada, pues fue expulsado temporalmente del paraíso que había descubierto en Tahití.

c. 1893, Detroit Institute of Arts

Artículo añadido a sus deseos

CasaPrints utiliza cookies para facilitar su navegación